Loading...
Préstamos y Financiación

¿Cómo se calcula la capacidad de endeudamiento?

Seguramente en más de una ocasión te has detenido un momento a pensar cómo está tu situación financiera real.

Bueno, si lo has hecho, entonces habrás pensado cuánta deuda puedes contraer antes de comenzar a perder dinero por montones, lo que es igual a tu capacidad de endeudamiento.

¿Qué importancia tiene la capacidad de endeudamiento en tus finanzas?

Aunque realmente pocos la toman en cuenta, la capacidad de endeudamiento es uno de los datos más importantes de tu economía, pues técnicamente de este número depende cualquier movimiento financiero que hagas.

Por ejemplo, una capacidad de endeudamiento positiva te permitirá afrontar obligaciones crediticias de forma ordenada y planificada.

Mientras que una capacidad de endeudamiento en negativo te indica que no tienes dinero líquido que te permita contraer obligaciones de forma segura.

¿Cómo se mide esta capacidad?

Quienes sí están atentos a tu capacidad de endeudamiento son los bancos y las entidades financieras, que realizan un estudio de este marcador antes de aprobar cualquier crédito.

Por lo general ellos usan una constante para estos casos, asumen que un buen aspirante a créditos debe tener una capacidad de endeudamiento que ronde el 35% de sus entradas totales.

Es decir, al final de cada ejercicio fiscal, debe librar al menos 35% del dinero que ingresa a su estado financiero.

Solo estas personas son candidatos firmes a obtener un crédito de cualquier tipo.

Medir tu capacidad de endeudamiento es muy sencillo

Si quieres ser más cuidadoso con tus finanzas de ahora en adelante, lo ideal es que comiences midiendo este marcador, algo muy sencillo y rápido de hacer.

 

  • Cuantifica tus ingresos

 

El primer paso que debes dar a la hora de medir tu capacidad de endeudamiento es medir tus ingresos.

Es importante que no dejes por fuera ninguna entrada de dinero, sean inversiones, intereses por plazo fijos o simplemente el sueldo que generas en tu empleo.

Este número representa tu capacidad monetaria bruta, es decir, la verdadera riqueza líquida que obtienes al cierre de cada mes.

 

  • Cuenta tus egresos

 

Así como hiciste con tus ingresos, es importante que sumes cada uno de los gastos y obligaciones que posees mensualmente.

En este renglón entran gastos de vivienda, alimentación, salud, educación y cualquier otro gasto ordinario que poseas.

Acá no debes incluir gastos extraordinarios pues para esta cuenta no afectan tu capacidad de endeudamiento.

 

  • Calcula tu ingreso neto

 

Esto es muy simple, basta con que le restes tus egresos a tus ingresos.

El número resultante es la cantidad de dinero líquido que tienes a modo de sobrante cada mes, es decir, la cantidad de dinero que puedes disponer para adquirir cualquier tipo de obligaciones.

Esto se traduce en la capacidad de endeudamiento verdadera que posees.

¿Y ahora qué?

Saber esto te permitirá organizar mucho mejor tus finanzas, además te ayudará a saber en qué momento puedes optar por un préstamo en condiciones favorables.

Conocer tu capacidad de endeudamiento, sin duda alguna te brinda una gran ventaja económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *