Loading...
Archivo

Barcelona – Ayuntamiento sólo hará VPO de alquiler social

El Ayuntamiento de Barcelona dejará de construir pisos protegidos destinados a la venta, de manera que todas las próximas promociones serán en régimen de alquiler y de derecho de superficie, una nueva modalidad, similar a la concesión, que permitirá al consistorio mantener la propiedad del suelo.

Esta nueva fórmula, pionera en Cataluña, sustituirá a la tradicional modalidad de la compra-venta, que a partir de ahora sólo persistirá en los casos en que sea necesario realojar a afectados urbanísticos, según explicó ayer el delegado de Vivienda, Antoni Sorolla, en la presentación de las nuevas medidas sobre vivienda que impulsa el Consistorio.

El derecho de superficie permitirá al Patronato Municipal de la Vivienda vender la propiedad de un edificio por un determinado período de tiempo, en principio por unos setenta años, manteniendo siempre la propiedad del suelo, de manera que, una vez pasado este período, la posesión de la finca vuelva a la administración.

Sorolla aseguró señaló las ventajas de este método, que permite a los clientes actuar como auténticos propietarios de la vivienda, pudiéndola vender o dejar en herencia.

Los usuarios, además de obtener “una mayor seguridad y garantía”, también se pueden beneficiar de las ayudas fiscales destinadas a la compra de una vivienda.

Sorolla indicó que un treinta% de los pisos sociales que “a partir de ya” impulse el Patronato serán en régimen de derecho de superficie. Durante este mandato está previsto que se construyan unos 12.000 pisos protegidos en la capital catalana, unos 3.500 de los cuales se edificarán directamente a través del Patronato, lo que supone que unos 800 con derecho a superficie.

El cuarto teniente de alcalde, Ramón García-Bragado, aseguró que con el impulso de esta nueva fórmula “mixta” de tenencia de viviendas Barcelona da un paso “histórico” y dibuja una realidad que “se acabará imponiendo en toda Cataluña”.

Otra de las acciones previstas es el impulso al alquiler social para las personas con rentas bajas que no pueden acceder al mercado protegido.

En este sentido, el Consistorio quiere constituir un parque de pisos públicos de alquiler destinados a atender las situaciones de emergencia de las personas con menos recursos, que en ningún caso destinarían al alquiler más del 30% de sus ingresos.

Este fondo parte con las cerca de 3.000 viviendas que conforman actualmente el parque de alquiler social, pero se irá nutriendo de un mínimo del 5% de todos los pisos de alquiler de nueva construcción que promueva el ayuntamiento, lo que significa que este parque crecerá con un centenar de pisos cada año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *